sábado, 23 de junio de 2012

Chantaje emocional - Capitulo 19.


Ville Navarra, 18 de mayo

 Después de lo sucedido en casa de Drew, Ian salió a dar una vuelta por el pueblo para despejar un poco su cabeza.
Cuando volvió, recogió sus cosas rápidamente y decidió que era tiempo de regresar a casa.
 Ahora se encontraba en su estudio, con los codos sobre el escritorio y la cabeza descansando sobre sus manos.
«¿Qué rayos haré ahora?», se preguntó, estresado.
Sabía que en ese momento lo unico que quería era encontrar a Leah y explicarle todo, pero sintió una puñalada en el costado al verse obligado a admitir en su fuero interno que no sería tan fácil. Él ahora era un hombre comprometido, y sería dificil romper con Donna. Ella simplemente no lo entendería, y se pondría histerica. Además, sería muy injusto obrar de esa forma, ya que gracias a ella Ian al fin conocía el verdadero motivo por el cual Leanne se había marchado.
 Ian quitó los brazos y dejó que su cabeza cayera y golpeara contra la madera del escritorio. Nunca en su puta vida se había sentido tan contrariado.
Terminar con Donna no era el unico problema. También tendría que encontrar la forma de seguir costeando el tratamiento de su madre, y encontrar otro lugar para vivir.
El rostro se le iluminó por un momento cuando recordó que había firmado el contrato con la discográfica, pero sabía que si rompía con Donna, ella sabotearía ese acuerdo.
Y por ultimo, y como si fuera poco, no tenía ni la más remota idea de por donde empezar a buscar a Leah. Estaba acorralado.
 La puerta a sus espaldas rechinó y se abrió lentamente. Ian se volteó y observó a su sonriente novia adentrarse a la habitación. Él se puso de pie, y ella lo abrazó.
—Ven, tengo que hablar contigo —empezó, por lo bajo, al tiempo que deshacía el abrazo y la dirigía al sillón.
Se sentaron, y Donna lo observó con una expresión extraña que Ian no supo identificar. ¿Nervios? ¿Curiosidad?...¿Miedo?
—Donna, ¿tú estás segura de que esa carta es real? ¿de verdad crees que fue el motivo que hizo que Leah se marchase?
Ella tragó saliva, y unió sus manos, tratando de controlar el temblequeo.
—Pues, no lo sé. Lo unico que hice fue dar con el chico que limpió su casa después de su partida, y él me entregó ese sobre. Las suposiciones de que ese fue el motivo de la huída de Leah son mias, pero me parece una explicación bastante obvia. Es decir, ponte en su lugar, cariño. Yo también hubiera reaccionado de esa forma.
Ian suspiró.
—Siendo así, no se como empezar a decirte esto sin que te lo tomes a mal...
Donna abrió más los ojos, y tomó las manos de Ian con fuerza.
—Dime lo que quieras, cariño.
—Eso intento, pero...
—Ian, tú eres conciente de cuanto te amo, ¿verdad? —le interrumpió, acariciandole la mejilla.
Él tomó su mano y la quitó de su cara con suavidad, rechazando el gesto.
—Claro que lo sé, Donna.
—Eres todo para mí, Ian. Te amo más que a mi propia vida, ¿lo sabes? No podría vivir sin ti —continuó, acercandose más a él para besarlo.
Ian la detuvo.
—Porfavor, intento decirte algo.
Ella rió, nerviosa, con la mirada ausente.
—Oh, claro. Disculpa, cielo. ¿Qué me decias?
—Verás, Donna... tengo que ser sincero contigo, creo que te lo mereces después de todo lo que has hecho por mí —comenzó, titubeante—. Sé que investigaste la huída de Leah porque pensaste que eso me haría feliz, y en cierta forma es cierto, pero haciendolo, te has perjudicado a ti misma —suspiró—. Mira, Onnie... siempre supiste lo que significó Leanne en mi vida, y sé que eres conciente de que yo aún la...
—No, Ian, no —intervino ella, colocando una mano sobre los labios de Ian—. No digas esas cosas, porfavor. Tú me amas a mí ahora. Eres mi prometido, y nos casaremos pronto. No la necesitas. Te daré todo lo que tú quieras, pero no la busques —concluyó, sin poder evitar que las lágrimas manaran de sus ojos.
—No hagas esto más dificil, por el amor de Dios...—susurró él, con un hilo de voz. Odiaba lastimarla así.
—Ian, amor, te diré que es lo que haremos —dijo ella, apegando su cuerpo contra el de él—. Tú y yo nos iremos un par de semanas al Caribe, ¿qué te parece? Compraré un yate para ti. Sé que te gusta navegar, ¿verdad? ¿Te haría ilusión tener un yate? Sé que pensabamos irnos al Caribe en nuestra Luna de Miel, pero podemos cambiar de destino. O podemos casarnos allí directamente ¿Qué te parece?
Ian tomó el rostro de Donna entre sus manos, y la obligó a mirarlo a los ojos.
—Donna, no habrá boda.
—Está bien. Aunque desde niña soñé con casarme de blanco. Un caro y hermoso vestido blanco, con una larga cola. Pero si no quieres boda, no la habrá. Al fin y al cabo, ya casi ni se festejan ese tipo de ceremonias, ¿verdad? No necesitamos de ningún papel que certifique cuanto nos amamos.
Él se apartó de ella, y la observó, fastidiado.
—Deja de hacerte la estúpida. Intento decirte que ya no somos novios, ¿comprendes, Donna? No quiero seguir contigo. Me marcharé de aquí.
La expresión risueña e infantil de Donna se desplomó. Sus ojos azules parecieron centellear y volverse grises.
—Entiendo...—fue lo único que logró musitar, antes de ponerse de pie.
Caminó hasta la puerta arrastrando sus pasos, y volvió la vista a Ian por ultima vez.
—Estaré arriba, preparando la lista de invitados...—agregó, sonriendo a medias, al tiempo que desaparecía tras la puerta.
 Ian meneó la cabeza. Empezaba a ser conciente de cuanto daño psicologico le estaba haciendo ese noviazgo a Donna, y no quería eso para ella.
Ahora estaba muy alterada, pero decidió que volvería a abordar el tema en la noche. Tenía que cortar con todo cuanto antes, no quería hacerle más daño, y ahora estaba determinado a encontrar a Leanne.
 Recordó la carta. Tuvo ganas de tenerla en sus manos para romperla, pero la había olvidado en casa de Drew.
No concebía la traición de Claire. ¿Porqué lo había hecho?
Le dolía en lo más profundo, y se sentía desanimado y desepcionado. Pero lo alegraba saber que al fin alguien echaba un poco de luz sobre lo que había sucedido con Leah.
Se estiró en el sofá, y meditó una vez más por dónde comenzaría su busqueda. Recordó que aún guardaba una antigua libreta de la adolescencia donde tenía los números de algunas viejas amigas de Leah en la juventud. Sabía que probablemente no serviría de nada, pero aún así lo intentaría.
Se puso de pie y se dirigió al piso superior. Había un pequeño desván donde guardaban cosas viejas, y sabía que ahí se encontraba una caja con las pertenencias que había traído de Remembranzas y que ya no usaría.
Estaba cruzando el pasillo, y cuando llegó a la puerta del desván, sintió el ruido de un golpe y el fuerte crugir de un vidrio desde el baño de al lado. Corrió hasta ahí y abrió la puerta de un empujón.
Se quedó congelado al ver el enorme espejo destrozado, y a Donna parada frente a lo poco que quedaba de él, con sus manos crispadas y ensangrientadas, llenas de pequeños trozos de vidrio.
Ian se movió rápidamente hacia ella, la levantó en sus brazos y la sacó de ahí. Su mente estaba en blanco, y actuaba por inercia. La llevó a su habitación, y cuando se dispuso a dejarla sobre la cama para llamar a un médico, Donna abrazó su cueyo con fuerza, sin dejarlo alejarse.
—Dime que me amas, Ian.
Él se soltó de su agarre y la miró fijamente. Vestía ropa de cama. Estaba descalza, y su cabello mojado. Tenía algunos cortes leves en los pies, y en la cara, pero los que tenía en las manos y brazos eran los más profundos.
—¿Qué has hecho, Onnie?
—Tengo miedo, amor. Dime que me amas.
—Déjame llamarte un médico, Donna. Mira las heridas que tienes en las manos. ¿Qué rayos se te cruzó por la cabeza?
—Fue un accidente. No llames a nadie, solo te necesito a ti. Acercate, Ian. Quédate conmigo.
Se sentó junto a ella, y sus ojos se llenaron de lágrimas. ¿Qué era lo que le había hecho? Por su culpa Donna estaba así.
—¿Porqué has hecho esto, Donna?
—Te amo, y tú también me amas.
Ian guardó silencio, mirandola con pesar. Se sentía demasiado culpable.
—¿Porqué no dices nada? Tú me amas, Ian. Dilo. Di que me amas.
—Claro que te amo, Onnie...—mintió, y ella sonrió. Parecía ignorar todas las heridas que tenía.
Él la llevó al baño de abajo, la hizo sentarse en una silla y se dispuso a curar y vendar todas las heridas de sus manos y brazos.
Donna, por su parte, parecía feliz, como si ignorara que hacía un momento había destrozado un espejo de pared y se había revanado con sus pedazos.
Cuando estuvieron nuevamente en la habitación, Ian le dió un calmante, y se recostó a su lado. Ella lo abrazó, pegando sus cuerpos, y con un dedo le contorneaba desde el mentón hasta la clavícula.
—No sé que fue lo que me pasó...—murmuró ella, con un hilo de voz.
—Olvidalo, Donna.
—No puedo olvidarlo. Fue horrible lo que hice —su voz se quebró—. Ian, necesito ayuda. Esto se me está yendo de las manos —tragó saliva y suspiró, mientras una primera lágrima rodaba por su mejilla—. De todas formas no quiero atarte a mí. Entiendo que quieras romper conmigo después de lo de hoy. Tal vez con un poco de terapia...—se detuvo, conteniendo un sollozo— lo superaré.
Ian secó sus lágrimas, y negó con la cabeza.
—No te dejaré sola, Donna. Acabo de entender cuanto me necesitas.
—No quiero que estés conmigo por lástima. Sé que tú quieres a Leah y no te puedo prohibir que la busques, así que eres libre de hacerlo. Rompiste conmigo esta tarde, así que no tengo derecho a opinar sobre tu vida.
—Donna, no me iré. Estaré aquí para ti, ahora más que nunca. Si estás así es por mi culpa. No podría ser tan cobarde para marcharme ahora.
Ella lo besó, y se mantuvo abrazada a él, con la cabeza sobre su pecho. Al cabo de un rato, notó que la respiración de Ian era cada vez más acompasada y tranquila, y dio por hecho que se había dormido.
Sonrió. Había ganado.


14 comentarios:

MeriiXún dijo...

Que puta es Donna en serio, cuanto la odio...en fin, me gustó el capitulo, besos ^^

deвora ♥ dijo...

Me encanta este capítulo!! :) Yo tambien odio a Donna y espero que Ian se de cuenta de lo que hace Donna! Un besazo :D

Marie C. dijo...

Oh deos, en serio, lo vuelvo a decir, no se si Donna me debe dar miedo o amarla por como hace toda las cosas. Eso si, ella esta mal de la cabeza por hacer lo que hizo con el espejo.
Y diablos! Por un segundo realmente crei que Ian se iria en busca de Leah de una buena vez. pero mira a Donna, hizo que se quedara.Tal vez si gano, tal vez no ¿Quien sabe? Yo quiero saberD:
Diablos, diablos diablos no! Quiero que ese par se encuentre, pero si se encuentran estoy mas que segura que Donna tendra un As bajo su mando. Lo apuesto!
Me encanto linda, en serio cada vez que leo quiero un nuevo capitulo.
Besos guapa, cuidate!

victoria dijo...

ooooo que se joda Donna como puede hacerle eso?? si tanto ama' a Ian que lo deje de una buena vez si quiere hacerlo feliz que deje que se vaya con quien el aama realmente y lo deje ser feliz y no retenerlo a su lado. Ian, Ian tiene que dejarla ya o ya para que vaya con Leanne y se arreglen de una buena vez *-* pero Donna no es taaan idiota ella muy bien sabe que la va a ir a buscar quizá le diga que ella ya se encontro con otro o no se D: pero no lo dejara tan facilmente :C e Ian tiene que hablar con Claire y pedirle disculpas o ella que finja que se va a disculpar y decirle uff! todo lo que causa la maldita de Donna, pobre de ella, realmente necesita ayuda este enferma de la cabeza! D: oo Andrew tiene que hablar con Ian.
tienes premio en mi blog C: besos espero y publiques pronto

Junior Talaverano dijo...

Wauu!!
que historia mas bonita, bueno sigue escribiendo, no me lo puedo leer todo, por que solo entro a ver un ratito, es que tengo un tiempito, para responder a los comnetarios. gracias

Greys dijo...

Hola (:

pues vengo a agradecerte por seguirme y leer mi nove... en un tiempo que tenga libre me pongo a leer tu novela(:

MeliFer dijo...

Me encanto el diseño del blog! es muy bonito y creo que le va mas con el tema de tu historia :)
Me dejaste boquiabierta! :P no me lo creo, pero bueno por algo pasan las cosas, el titulo de la entrada lo dice todo :I

cuidate, sigue publikando y besos.

xoxo meli

marymaria dijo...

Hola Lucía =)

Leí el capitulo anterior solo que no pude comentar. Ian llegará a encontrarse con Leah? Que tonta, es obvio que sí. Y que se reconciliarán, ¿verdad?

Bueno, odio a Donna. Está loca. Y espero pronto tener noticias de Dante Blair. Un beso.

Dont Go away dijo...

Oh madre santa, que capitulazo! lo ame desde principio a fin, me generó mas odio que el que le tenía a Donna -.- jajajajaja
Se las ingenió y gano, pero yo confío en que Ian va a buscar de todas formas a Leah, le ruego que lo haga jajajaja

Bueno linda, ame el cap, aunque me generé odio Donna es la mejor villana de las novelas que leo :P jajajajaa

bueno FELICIDADES por el premio, lo tienes mas que merecido, Johnny Depp lo amo, es como muy kajsakahjd jajajaja y POR DIOS Synyster el mejor sin dudas de A7X es super hermoso y talentoso :B

Bueno dejo de babearme :P jajajaja de nuevo felicidades, espero que andes genial :) AMO TU NOVE :B

Luna Violeta dijo...

¡Maldita bruja psicopata! >:( Lo sabia, es una demente total!
Me fascina el capitulo, ¡Ian salte de las garras de esa loca antes que ella misma te mate!
Un beso y ya paso por el proximo capitulo... estoy poniendome al dia!

Noa dijo...

No soporto a esa mujer Dios mío. Encima se autodaña para hacer que Ian se sienta culpable. ¡Qué lunática!.

sunshine dijo...

esta loca!! por Dios pero por favor que ian busque a leah !

Anónimo dijo...

… Unbelievable , but I just found software which can do all hard work promoting your remembraanzas.blogspot.com website on complete autopilot - building backlinks and getting your website on top of Google and other search engines 1st pages, so your site finally can get laser targeted qualified traffic, and so you can get lot more visitors for your website.

YEP, that’s right, there’s this little known website which shows you how to get to the top 10 of Google and other search engines guaranteed.

I used it and in just 7 days… got floods of traffic to my site...

…Well check out the incredible results for yourself -
http://magic-traffic-software.com

I’m not trying to be rude here, but I believe when you find something that finally works you should share it…

…so that’s what I’m doing today, sharing it with you:

http://magic-traffic-software.com

Take care - your friend Jennifer

Mariana dijo...

Ser una "Donna" debería ser un nuevo insulto, es que no hay palabras para describir lo maldita que es esa mujer... Cómo es tan manipuladora?
Ian, Ian, sos tan bueno... E ingenuo...
Tengo que ir a dormir... Bueno uno más y luego me voy...