miércoles, 27 de junio de 2012

Llamada inesperada - Capitulo 20.

Triland Port, 26 de mayo
 Leah se estaba tardando demasiado. Le había dicho que volvería a casa para ir a cenar juntas, pero ya había pasado más de media hora de lo acordado, y Leanne aún no aparecía.
 Sam se dejó caer en el sillón, pero el sonar del teléfono la obligó a ponerse de pie de nuevo, para atender de mala gana.
—Disculpe, buscaba a Samantha Raven —musitó una voz masculina del otro lado, titubeante.
—Ella está al habla.
— ¡Sam! ¡Qué gusto escuchar que eres tú!
— ¿Quién habla?
—Oh, por supuesto. Que tonto. Soy Ian. Brahian Higgins, ¿me recuerdas? Se ha pasado mucho tiempo, pero…
Un estremecimiento le recorrió la columna vertical al oír ese nombre.
— ¿De dónde has sacado mi número? —le interrumpió, cortante.
—Verás, necesitaba hablar contigo, y recurrí a una vieja agenda en la que tenía tu antiguo número. Llamé a él, y una señora me atendió. Me dijo que ya no vivías ahí, y me pasó este teléfono.
—Ya. ¿Qué querías?
—Perdona, ¿he llamado en un mal momento?
—No, en absoluto.
—Bien, entonces iré al grano. Estoy buscando a Leanne. Soy consiente de que han pasado muchos años, pero en la juventud ustedes eran amigas intimas. Ella se ha marchado de Remembranzas hace meses, y tal vez tú si has tenido noticias suyas.
Tragó saliva.
— ¿Leanne? ¿Por qué ha dejado Remembranzas?
—Es una larga historia. Todo ha sido un maldito malentendido.
— ¿Un malentendido? La gente no abandona su ciudad natal por un simple ‘’malentendido’’.
Ian suspiró con pesar.
— ¿Recuerdas a Claire Strasser?
—Por supuesto, ¿Qué hay con ella?
—Hace aproximadamente cuatro meses, ella le escribió una carta a Leah diciéndole que teníamos una aventura. Era mentira, claro. Pero la cuestión es que Leanne lo creyó, y decidió huir.
— ¡¿Una carta?! ¡Por Dios, Ian, eso es mentira! Leanne nunca recibió ninguna carta.
Hubo un silencio.
— ¿Cómo lo sabes?
Sam se maldijo interiormente por lo que había dicho. Sabía que ahora tendría que confesarle la verdad.
—Ian, cariño, ¿con quién hablas? —una voz femenina se oyó detrás del tubo.
—Creo que tu novia te está llamando…—sugirió Sam, deseosa por cambiar de tema.
—Mi prometida.
— ¿Te has comprometido?
—Así es.
— ¿Entonces para que rayos buscas a Leah?
—Venga, Sam. No lo entenderías.
—Tampoco me interesa escucharlo…Pero que fácil la has olvidado, ¿eh? Me dices que Leanne abandona la ciudad, y tú en vez salir a buscarla, vas y te comprometes con otra. Eres un imbécil.
—Calla, Samantha. No sabes de lo que estás hablando.
—Claro que lo sé. Al final, tan príncipe ideal que parecías, y has terminado siendo un canalla, como la mayoría. ¿Por qué la buscas ahora, eh? ¿Te has aburrido de acostarte con otras, y te ha picado la nostalgia del primer amor?
—Solo necesito que me digas si sabes dónde está.
—Pues no lo sé, y si lo supiera, solo le diría que jamás vuelva contigo.
—Estás entendiendo todo mal…—dijo, con voz torturada, bajando el tono hasta un susurro—. Yo amo a Leah, la necesito. Tengo que encontrarla, Sam, por favor, ayúdame.
— ¡Amor, está lista la cena! —la voz de la chica se volvía a oír.
—Ya voy, Donna, estoy hablando por teléfono…—respondió Ian, malhumorado.
¿Donna? ¿Ian se había comprometido con Donna? Por un momento sintió el mismo dolor que sentiría Leanne si lo supiera. Interiormente, odió a Ian con todas sus fuerzas.
—Ve, y atiende a tu futura esposa. Y no vuelvas a llamar —tronó Sam.
—Samantha, por favor. Sólo dime como sabes que Leah no recibió ninguna carta.
—Mejor pregúntaselo a Donna. A ver si tiene las agallas para admitir lo que hizo. Adiós, Ian —concluyó, al tiempo que cortaba la llamada.
 Las manos le temblaban. No podía creer lo que acababa de suceder.
¿Qué tenía que hacer ahora? ¿Contarle a Leah que Ian la estaba buscando, u ocultarlo para no seguir revolviendo la herida?
Si Leanne se enteraba de que Ian estaba comprometido con Donna, el alma le caería a los pies.
 Sintió que la puerta principal se abría. Seguramente era ella.
Antes de salir a su encuentro, borró el registro de llamadas, y lo configuró para que desviara toda comunicación con el número de Ian.
«Mi amiga no seguirá sufriendo por tu causa», pensó, saliendo de la habitación.
 Cuando Sam y Leah salieron de la casa, tomaron un taxi y se dirigieron a un modesto restaurante que no quedaba a más de un par de manzanas de su apartamento.
El tema principal de la cena fue Steven. Samantha mostraba una gran preocupación, temía que su primo se estuviera enamorando de verdad de Leanne.
—No digas tonterías —negó Leah, meneando la cabeza—. Steve tiene muy clara cual es nuestra relación.
—Yo no estaría tan segura. Ayer me llamó y me ha dicho que está preocupado. Dice que tu repentino interés por ese tal Dante lo inquieta demasiado —respondió, con voz grave, al tiempo que se llevaba el tenedor a la boca—. Venga, hace apenas dos días que ha vuelto a su casa, y no ha hecho más que llamarme cada cinco minutos para hablar contigo. Deberías contestarle las llamadas.
—No quiero hablar con él, Sam. Estoy segura de que lo único que quiere es hacerme un cuestionario sobre Dante, y no quiero responder a eso.
—Lamento decirte esto, Leah, pero estás jodida. Conozco a mi primo, no te dejará en paz hasta conseguir lo que quiere.
—¿Y qué es lo que quiere?
—Vaya pregunta más tonta. ¿Acaso no es obvio? Te quiere a ti, con él.
Leanne dejó escapar una pequeña carcajada.
—No lo conseguirá.
—¿Cómo estás tan segura?
—Por favor, Samantha. Como si no supieras que el único que tiene espacio en mi mente es Ian.
El recuerdo de la llamada de Ian se agolpó contra su memoria.
—Pero eso puede cambiar. Tú no puedes esperarlo toda la vida, Leah. Tienes que continuar con tu vida…así como tal vez Ian continuó con la suya.
Leah sonrió.
—¿De qué vas? ¿Steven te está pagando para que me convenzas de salir con él? —bromeó.
—Estoy hablando en serio, Leanne.
—También yo. No hay lugar en mi vida para otro hombre, al menos no por ahora.
—¿Y qué hay de Dante?
—¡Venga ya, Sam! —exclamó Leah, indignada— ¿Tú también estás como Steven?
—No es eso, solo que no comprendo porqué te molesta tanto que te pregunten sobre él.
—No me molesta que me pregunten sobre él, me molesta que insinúen que estamos saliendo.
—A ver, Leah…sales con él prácticamente todos los días, ¿cómo le llamas tú a eso?
—Pero no salimos en plan novios.
—Nadie ha dicho que fuera así.
—¿Entonces?
—No sé, dímelo tú —contestó Sam, acomodándose en su sitio.
Leanne puso los ojos en blanco, y soltó un suspiro.
—Dante es una persona increíble, y me hace muy bien estar con él, porque me escucha y me entiende como si me conociera de toda la vida…
—Pero…
—Pero no es como tú y Steven se imaginan. Él y yo solo tenemos una amistad, y es lo único que tendremos, así que descuida.
Samantha asintió lentamente con la cabeza. Leah estiró una mano sobre la mesa, y tocó la de ella.
—Sam, eres mi mejor amiga, ¿de verdad crees que si saliera con alguien, no te lo contaría?
—Tienes razón, lo siento —repuso, bajando la mirada—. Es que ha pasado mucho tiempo desde que has llegado aquí, y para mí no es fácil seguir viéndote mal por Ian. Creo que ya lo has llorado lo suficiente, y es tiempo de que continúes con tu vida.
—¿Por qué me dices esto ahora?
«Porque Ian se casará con Donna», pensó, mordiéndose el labio para no contárselo todo.
—Porque creo que tú más que nadie te mereces ser feliz al lado de alguien que te valoré.
 Cuando volvían, camino a casa, Leanne siguió hablándole más sobre Dante y Sam la hizo prometer que se lo presentaría pronto. Aunque en realidad la repentina curiosidad que Samantha expresaba por Dante, solo ocultaba la culpa que sentía por ocultarle a su amiga que el amor de su vida había comenzado a buscarla.



10 comentarios:

MeriiXún dijo...

Como me gusta la historia...aiiis felicidades por los premios *_* besos

deвora ♥ dijo...

ME ENCANTA! :) Cada vez se hace la historia más interesante :) Un besazo y publica pronto <3

marymaria dijo...

Estoy esperando el encuentro... será dramático! y te confieso algo: yo prefiero que Leah se quede con Dante.

Un beso.

Marie C. dijo...

OHMIERDA. Cuando Lei que quien llamaba era Ian juro que me dio algo! Fue como SI! Al fin hablara con Leah.
Pero luego me llevo la desgradable sorpresa que no paso nada de lo que imagine._. Sam..sam, sam deberia contarle que Ian llamo, si algun dia ella se entera de la dichosa llamada estoy segura que se molestra, y bastante. Donna estupida donna! Por que rayos tenia que hablar justo en estos momentos? Seguro si Ian hubiera estado solo Sam le hubiera dicho donde se encontraba Lea y tambien le hubiera contado lo que hizo Donna.
Ahora espero que a Ian le quede la pizca de la duda y encare a Donna, pero seguro le mentira, eso esta mas que claro, o por lo menos busque a Samantha para hablar con ella y preguntarle como Sabe que no fue culpa de Claire, y que cuando la busque vea a Leanne y *-----------* Ya me estoy imaginando todoxD
Me gusto el capitulo guapa. Y muchas felicidades por los premios
Besos!

Junior Talaverano dijo...

Hola querida gracias por pasarte a mi blog, y sobre el premio, tu te mereces mas que eso, por que yo se que tu puedes lograr todo lo que quieras

Dont Go away dijo...

Hola :)
Linda como va todo?, espero que super genial :B

Oh el cap, FENOMENAL, lo ame como siempre jajaja
Sam tiene que contarle, porque me pone nerviosa, yo creo que de todas formas Leah entendería si Ian esta con Donna y mas si la busco, va creo yo :P
Dante me cae bien igual xD jajaja
Bueno además de eso, oh Steven, mmm, conseguirá estar con Leah?, me gustaría que no, que la consiga Dante :B jajajajaja

Bueno a todo esto, ame el cap de verdad, amo tu nove me tenes super atrapada, prendida a la pantalla :P en verdad :B
Gracias por leer mi nove, me alegra que te guste :)
Y FELICIDADES por los premios, te los re mereces :) leí tus respuestas, tenes pocas diferencias conmigo, primero a mi si me gusta Harry potter y odio Crepusculo :P jajajaja
Bueno además de eso amo los deportes pero no practico -.- jajajaja Y solo tengo un hermano :P
Y después todo igual, uso ropa grande y colores oscuros, amo escribir, los domingos me levanto mas que tarde y bueno no se que mas :P jajajaja

Bueno yo también me fui por las ramas :P jajajaja besos hermosa, espero que andes bien, adiós :)

Luna Violeta dijo...

¡hola! Ahora si, me puse al dia, con la historia. (el retraso se debe a un parcial ¬¬)
Me encanta el capitulo, ¡pobre Sam! Es bastante dificil su posicion, y tiene razon al fin y al cabo, Ian ni se preocupo por saber porque realmente se fue Leah... demasiado rapido saco sus conclusiones y se arrojo a los brazos de la (psicopata) de Donna (u.u)
Y en cuanto a Leah y Dante, a mi no me gusta la idea de que se quede con él >.< lo siento pero no te mentas con Dante, Leah, prefiero a otra persona con el.. y creo que ya se cual se seria su pareja ideal :) Y con Steven.. pfff eso no va a funcionar aunque le compren baterias. Steven ya se cabo su propia tumba, y Leah esta empezando a romper corazones por doquier...
Un precioso capitulo! Me encanta mucho como escribes, y espero con ansias otro capitulo!
P/D esta vez juro que estare puntual para leer el siguiente capitulo :D
¡Un besote!

Orne dijo...

Fascinante historia :D felicidades por los premios, linda! bien merecidos los tienes ^^

Noa dijo...

difjvipdhb Steven o Ian, Ian o Steven... . Quiero que se quede con Steven T_T.

sunshine dijo...

genial ese cap!! siii ian la esta buscando espero q nos e quede asii y q enfrente a donna y que busque a sam y le pregunte como sabe q claire no escribio la carta y q se encuentre con leah deben encontrarse!!