miércoles, 19 de septiembre de 2012

Atrapada - Capitulo 28.


Ville Navarra, 1 de junio
 En cuanto Ian abandonó la habitación, Donna enjugó sus lágrimas, se levantó de la cama y caminó hasta la ventana.
Sonrió abiertamente. Sabía que él había picado el anzuelo. Había tenido esa certeza desde el momento en el que observó su expresión contrariada, su ceño fruncido, su rostro lleno de dudas e inseguridad, incluso de miedo.
Estaba segura de que lo había hecho dudar de Leanne, y eso para ella era más que suficiente. Plantar una duda en el corazón de Ian era todo lo que Donna necesitaba por ahora.
Tenía la fuerte convicción de que su versión de la historia había sido fiable, y él la había creído. Y si en algún momento había dudado de la veracidad de los hechos, sus lágrimas y expresión acongojada lo habían terminado de convencer.
Pero sin duda lo mejor había sido el golpe final. Que creyera que ella estaba totalmente descentrada era muy conveniente, y al dejar en el aire la idea de un posible suicidio le había pegado a Ian en su punto débil.
Era totalmente consciente de todo lo que había sufrido él tras el suicidio de su padre, y sabía que bajo ninguna circunstancia permitiría que Donna hiciese lo mismo. Pero para protegerla tenía que permanecer a su lado, y eso era justamente lo que ella pretendía.
 De todas formas aún no podía cantar victoria. Todavía estaba pendiendo en la cuerda floja, y le faltaba llevar a cabo la segunda parte de su plan. Era quizá la parte más difícil, y cualquier acto deliberado podría mandar todo al demonio, por eso tenía que tener mucho cuidado en cuanto a su forma de actuar de ahí en más.
 Donna se dirigió al cuarto de baño y decidió tomar una larga ducha. Luego se peinó, se maquilló, y bajó a la sala, donde encontró a Ian dormido en el sofá. Sonrió. Era hermoso cuando dormía.
Con mucha cautela salió de la casa en silencio. Resolvió caminar hasta la plaza central y tomar un taxi desde allí, ya que si usaba su coche probablemente el ruido despertaría a Ian.
Una vez dentro del taxi indicó al chofer su destino. Era un viaje largo pero necesario, ya que lo que sucediera una vez que llegara marcaría el desenlace de todo lo que se le venía encima.
Cerró los ojos. Esta vez podía decir con seguridad que el miedo la abrumaba. No quería terminar en prisión, y se juró a sí misma que haría lo que fuera necesario para evitarlo.
Se preguntó inconscientemente que sucedería si Ian decidía abandonarla, pero apartó aquel pensamiento de su mente enseguida. Odiaba pensar en esas cosas. Además, eso era imposible. Ian era demasiado bueno y noble como para romper el corazón de una mujer, y mientras ella lo necesitara él siempre estaría allí. Estaba segura de eso.
 El coche se detuvo. El conductor le indicó que ya habían llegado a Triland Port.
Al bajar del automóvil miró a su alrededor y dejó que el aire fresco entrara por sus pulmones. Sacó un pequeño trozo de papel de su bolsillo, y se dirigió a la dirección que allí se leía. Caminó unas cuantas cuadras por la acera hasta llegar a un modesto edificio de aproximadamente 10 pisos. Se adentró a este, y sus tacones repiquetearon hasta el ascensor. Las manos le temblaban, pero tenía que mantenerse serena. Estaba jugando su última carta, y sabía que cualquier paso en falso podría costarle todo por lo que tanto había luchado, especialmente el amor de Ian.
Al llegar al décimo piso caminó hasta el final de un estrecho pasillo, golpeó la puerta de un apartamento, y esperó.
Minutos después tuvo frente a ella el rostro de una desencajada Leanne que le abría la puerta.
Ésta, ni bien pudo comprender la situación, atinó a cerrarla enseguida, pero Donna se interpuso poniendo un pie en la esquina del umbral.
—Leah…
— ¿Qué rayos haces aquí? ¡Lárgate en este momento! —gritó Leanne, presa de la cólera que la abordaba.
—No seas descortés. Sólo he venido a platicar.
—No tengo nada que hablar contigo, perra.
—No me agrada que me hables en esos términos. No eres quién para hacerlo luego de haber roto nuestro acuerdo.
Leanne dejó de aplicarle fuerza a la puerta, y dedicó a Donna una sonrisa mezclada de sarcasmo e incredulidad.
—Oh, Dios, no me lo creo —comentó, consternada—. No puedo creer que después de lo que me has hecho tengas la desfachatez de venir a mi casa a acusarme de algo.
—Estás equivocada, no he venido a acusarte. Sólo he venido a decirte que tú misma acabas de terminar con nuestro trato. A partir de ahora, no te quejes de lo que pueda sucederle a Ian o a su familia. Ten presente que tú eres y has sido siempre la culpable de todas sus desgracias. Nada más, solo recuérdalo.
— ¿Qué estás intentando decir?
—Intento decirte que tu plan de contactar a Dante para inventar todas esas injurias en mi contra fue una pésima idea. Has jugado con fuego, Leah, y te juro por Dios que te quemarás viva.
—Yo no he hecho nada de eso. Lo que tú hayas hecho en el pasado no me concierne en lo más mínimo, pero que te quede claro que yo no he inventado nada.
—No tienes porque actuar frente a mí, Leah. Yo sé de sobra la clase de chica que eres, y nunca he creído en ese papel de niña buena que insistes en tener. ¿Por qué no admites que te estás acostando con Dante solo porque crees que tiene el dinero y el poder necesario para hundirme?
En un arrebato de rabia al escuchar tales palabras, Leanne le propinó una fuerte bofetada que hizo callar a Donna de una vez.
— ¿Acaso crees que soy cómo tú? ¿Crees que necesito manipular a las personas para mantenerlas a mi lado? Pues no, no es así. Hay una gran diferencia entre tú y yo, Donna, y es que si alguien permanece a mi lado es porque me quiere por lo que soy, en cambio tú obligas a las personas a estar ahí, y lo hacen por miedo o lástima.
— ¡Cierra la boca! —Gritó fuertemente Donna, fuera de sí—. Tú solo eres una vulgar y una ramera. Ni siquiera tienes dónde caerte muerta. Tu madre te abandonó, y tu padre murió sabiendo que siempre serías una inútil y una fracasada. ¿Dices que la gente te quiere? ¿De quién me hablas? ¿De Ian? Porque él supuestamente te amaba, y ¿dónde está ahora? ¿Quieres que te lo diga? Está en mi casa, viviendo conmigo, y es con quien me acuesto todas las noches.
Leanne luchaba por reprimir el llanto que le ahogaba el pecho, pero no pudo evitar que una lágrima rodara por su mejilla. Apretó los puños, no pudo responder.
Donna soltó una carcajada, triunfante.
— ¿Qué pasa ahora? ¿Estás llorando? Por Dios, Leah, guarda un poco de dignidad y tente algo de lástima. Es penoso verte así. Pero más patético es que sigas intentando interferir en mi vida. Acéptalo de una vez, Leanne, Ian se casará conmigo. Ian me ama, y te ha olvidado. Y no solo eso, también te odia, porque lo has abandonado, ¿lo recuerdas? Fue muy cruel hacer eso, Leanne. Rompiste su corazón en miles de trozos y lo empujaste a una oscura depresión de la cual aún no termina en salir. El incluso intentó matarse tras tu partida. Tendrías que haberlo visto, Leah, fue terrible.
—Cállate, Donna…—sollozó Leah, víctima de un llanto incontrolable.
—Sucedió a media noche. Él estaba totalmente ebrio, ni siquiera podía mantenerse en pie. Pero allí estaba, a orillas del lago Remembranzas, con un arma en su cabeza a punto de disparar.
— ¡Basta, por favor! —rogó, torturada.
— Agradece que estuve ahí para salvarle, Leanne, porque él de verdad pensaba suicidarse. Tendrías que haber visto su rostro congestionado por él dolor. Sus ojos cristalizados y oscurecidos por la más negra agonía, llenos de odio y rencor. Me partió el alma, y no pude hacer otra cosa que abrazarle, e intentar contenerle, luego de obligarlo a tirar el arma. Él me pidió que lo dejara solo, pero insistí en quedarme,  y fue cuando le dije que no me marcharía de ahí si no era con él. Finalmente accedió, y terminé por convencerle de abandonar aquel lugar. Días después comenzamos a salir, y fuimos descubriendo que estábamos destinados a estar juntos. No tardó demasiado en pedirme matrimonio, y ¿sabes? Fue lo mejor que me pasó en la vida.  
—Eres una bastarda aprovechada, ojalá te pudras en el infierno —gimoteó Leanne, mirándola con un odio abrasador.
—Sí, tal vez me pudra en el infierno, pero mientras viva estaré feliz de tener a mi lado a la persona que más amo en el mundo, y dudo que tú puedas decir lo mismo. Eso es suficiente para mí.
— ¿Cómo puede existir alguien como tú, que es feliz en base al sufrimiento de la gente? Eso es despreciable.
—Sólo intento ser feliz, Leah, y tú deberías hacer lo mismo, alejándote de mi vida y siguiendo con la tuya. ¿Hasta cuándo te seguirás arrastrando por un hombre que te odia? Nadie le ha hecho más daño que tú, y si de verdad lo quisieras, dejarías de interponerte en su felicidad.
—Yo jamás me interpuse. Me alejé de él porque creí que era lo mejor, y jamás volví a buscarle. Fue él quien me ha buscado a mí.
—Si te buscó en algún momento debió haber sido solo fruto de su confusión. Pero ahora las cosas han cambiado, y ¿quieres saber porqué?
— ¿Porqué?
—Porque estoy embarazada —repuso Donna, con una sonrisa cínica.
Observó como el alma de Leanne se venía a sus pies. Casi pudo sentir como se partía lentamente. Eso la hizo sonreír más aún. El rostro desolado de Leah era lo que esperaba ver hacía mucho tiempo.
— ¿Qué pasa? ¿No vas a felicitarme?
Y casi cuando estuvo segura de haber derrotado a Leanne, algo la tomó totalmente desprevenida. Ni bien vio su rostro asomarse por la puerta, supo que había perdido.
—Yo si voy a felicitarte, Donna, pero siento muchísimo que tengas que vivir los preciosos días de tu embarazo detrás de las rejas de una prisión —alegó Dante con falso pesar, apareciendo a espaldas de Leah.
Estaba hundida. Acababa de ser atrapada por su propia trampa.


12 comentarios:

Ainoa 13♥ dijo...

Felicidades por el premio!

Lannii holls dijo...

Me encanto el capitulo peor sabes detesto a Donna menos mal llego Dante ya quiero un nuevo capitulo publica pronto.

Besos Nena :)

Anny Muñoz dijo...

Holaa

Me gusta mucho esta historia, eres una gran escritora.
Soy tu nueva seguidora me encantaría que te pasaras por mi blog estoy empezando una novela
james-and-ana.blogspot.com

Chaoo C:

Luna Violeta dijo...

:D Gracias por los alagos XD En verdad gracias linda. Y tengo que decir que concuerdo totalmente con lo de realista u.u aunque no muchas veces soy directa.. en fin.
¡ADORE EL CAPITULO! >.< extrañaba tus letras! aunque Donna esta peor que nunca ¿se volvio loca o que? Bueno loca estaba, pero ¿embarazada? Ok, ya esta desesperada por Ian, quien perdoname, pero me dan ganas de golpearlo ¡Joder, hombre tenia que ser! ¿necesita que donna este a punto de matar a leanne o dante para darse cuenta con la psicopata que tiene como prometida? ¬¬
awww ¡ese es mi dante! XD espero que la hunda hasta lo mas profundo del infierno! *risas diabolicas*
Esta de mas decir que espero con ansias otro capitulo!
Un beso (^^)/ y cuidate.

dreamer forever dijo...

gracias por pasarte por mi blog y seguirme !! he visto que tienes una novela, empezare a leerla pronto! y felicidades por el premio :D ,Te sigoooo , besos

Cämila dijo...

Somos dos pintoras frustradas xD jajajaja.
Un abrazo! Te sigo <3 espero verte en mi bloggggg c:

Cappuccino frío dijo...

precioso blog!!!
y yo también soy celosa!
besos!

glo.. dijo...

Hola Alucinada,(? Muchas graciaas por pasarte por mi blog y seguirme! tu blog es muy bueno te sigo1
Besos y cuidate ;)

Annie

Dont Go away dijo...

asfhjkahfjkahjkf Dios Danteeeeeeeeeeee! me queres enamorar no?, queres que lo ame aunque sepa que no existe? jajajaja

Ame el cap, primero, Donna es despreciable de pies a cabeza, eso es seguro, como pude jugar tanto con Ian?, y mas que nada, como puede ser taaaan cínica de hacer sufrir tanto a Leah?...La detesto jajaja

Segundo, Dante siempre aparece cuando lo necesitamos, lo amo. Listo nada mas que decir, lo amo, aaah re pesada jajajaja

Y ahora, tercer punto sería, tus respuestas...Emm sos demasiado parecida a mi en algunos aspectos, AMO el invierno, por lo tanto también odio el verano, soy cero amiga del romanticismo :P y además de eso también soy realista y directa :P

Bueno no se...Amo tu novela, y nada, espero leer pronto, felicidades por el premio que las re mereces, y me alegro que no hayas cerrado el blog personal, no lo encontraba xD jajajaja ahora lo leo, besos lindaaaa!

Milagritos † dijo...

Juro que me encanto,sos una idiola.
Cada vez me atrapa mas tu historia.
Quiero saber mas!
Besos♥

sunshine dijo...

oyee no he podido entrar a tu blog personal como hago?? :/

sobre el cap por dios donna nunca descansa!! esta demente !
dante siempre aparece para salvar el dia! :D *.*

donna esta acabada!!

deвora ♥ dijo...

ME ENCANTA ! Que cruel es Donna! Espero que se solucione todo pronto :) Un beso y publica pronto :D